Los obstáculos dentro y fuera del campo, como el contagio de Mike McCarthy y suspensión de Trysten Hill, se siguen acumulando para los Cowboys, que sin pretextos tendrán que ir a ganar en New Orleans.