Por primera vez en 15 años, los Cowboys regresarán a los playoffs en temporadas consecutivas.