El corredor de los Cowboys vive otra gran temporada, que atribuye a la preparación que lo ha convertido en uno de los más completos jugadores de su posición, con y sin el balón en las manos