Los Cowboys esperan que su mejor esquinero, el que suma cinco intercepciones, esté listo para jugar contra los Giants el domingo, después de que salió del partido contra Carolina por molestias en la espalda.