Por primera vez en casi una década, los Cowboys tendrán un nuevo pateador de despeje cuando comience la temporada – y la experiencia de Bryan Anger podría darle al veterano una ventaja en el campamento de entrenamiento.