Los problemas de la NFC Este se hicieron evidentes en septiembre, ya que sus cuatro miembros abrieron la temporada con récords perdedores.