Esto es grande, ya que nunca, nunca, nunca escuché esto antes de Mike McCarthy. Y ni siquiera después de una derrota.