En el último cuarto del enfrentamiento de playoffs de los Cowboys contra los 49ers, Dallas convirtió una de las jugadas más difíciles y emocionantes del fútbol americano: un despeje falso.