Cuando Dan Quinn y los Washington Commanders intentaron alejar a Al Harris de los Cowboys, se encontraron con una mano dura: Dallas tenía grandes planes para él en 2024.