La NFL no es el lugar para victorias morales, pero esto al menos se sintió como un paso en la dirección correcta.