Los Cowboys tienen que producir más yardas por tierra para facilitar el camino contra los Chargers en Los Ángeles, donde se enfrentarán los ex compañeros de dormitorio Zeke Elliott y Joey Bosa