Con un equipo ofensivo la envidia de la liga, los pupilos de Mike McCarthy deben cuidar su propia cocina mientras elaboran el menú para recibir a unos apurados Giants.