Con su líder ofensivo de regreso ante los Broncos, estos Cowboys son potencialmente sus propios peores enemigos.